Grandes MAESTRAS
 
GUADALUPE ALONSO RAMOS
OBRA RECIENTE I
OBRA RECIENTE II
OBRA RECIENTE III
OBRA RECIENTE IV
OBRA RECIENTE V
OBRA RECIENTE VI
OBRA RECIENTE VII
OBRA RECIENTE VIII
OBRA RECIENTE IX
EXPOSICIONES
FOTOGRAFÍA
Grandes MAESTRAS
Mis enlaces favoritos
Grandes MAESTRAS

Sofonisba Anguissola
imagen

Sofonisba Anguissola (h. 1532 – 1625-26) Fue una pintora italiana, la primera mujer pintora de éxito del Renacimiento.

Sofonisba nació en Cremona, Lombardía alrededor de 1532; era la mayor de siete hermanos, seis de ellos niñas. Su padre, Amilcare Anguissola, pertenecía a la nobleza menor genovesa. La madre, Bianca Ponzone, también era de familia influyente de pasado noble. Su madre murió cuando Sofonisba era muy joven, entre cuatro y cinco años.

El padre animó a sus hijas a que buscaran su perfeccionamiento a través de la educación, lo cual era inusual para la época. La más destacada fue Sofonisba. Estudió con los pintores locales Bernardino Campi y Bernardino Gatti (llamado Il Sojaro).

En 1554, a los veintidós años, Sofonisba viajó a Roma, donde realizó bocetos de escenas y de personas. Conoció a Miguel Ángel, de quien tuvo un aprendizaje no oficial durante los dos años siguientes.

Pintora especialmente de retratos, fue a Milán en 1558, donde pintó al Duque de Alba, quien la recomendó al rey español Felipe II. Al año siguiente, Sofonisba fue invitada a la corte española, lo que supuso un enorme reconocimiento a su talento.

Sofonisba Anguissola llegó a Madrid en el invierno de 1559-1560, para servir como pintora de corte y dama de la reina, Isabel de Valois, la tercera esposa de Felipe II que se acababa de casar. Pronto obtuvo la estima y la confidencia de la joven reina.

Anguissola pasó los años siguientes retratando sobre todo retratos de corte oficiales, incluyendo los de la reina y otros miembros de la familia real, la hermana de Felipe II Juana, y su hijo, Don Carlos. Sus pinturas de Isabel de Valoir y de Ana de Austria, la cuarta esposa de Felipe II, son vibrantes y llenos de vida.

Se casó dos veces, la primera, en 1571, con Don Francisco de Moncada, hijo del príncipe de Paterno, virrey de Sicilia, con dote dada por el rey. Después de dieciocho años en la corte española, Sofonisba- y su marido abandonaron España en 1578, marchando a Palermo, donde el marido murió al año siguiente. Se volvió a casar en enero de 1580 en Pisa. Se establecieron en Génova, donde ella siguió pintando en su propio estudio. No se limitó a retratos, sino que realizó temas religiosos, como en su juventud.

Sofonisba Anguissola, murió hacia 1625-26.
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen






.

Artemisia Gentileschi Roma (1593) - Nápoles (1652/53)
Las primeras mujeres pintoras que documenta la historia provenían de la Grecia Clásica y Helenística; las que tenían vocación por la pintura, lo hacían desde una posición acomodada, normalmente, siendo miembros de la aristocracia o de la burguesía, era más que todo un pasatiempo, ganarse la vida dedicadas a esta actividad era considerado poco digno. Artemisia Gentileschi, rompió con estos patrones.

Hija del pintor Orazio Gentileschi (1563-1639), nace en Roma el 08 de julio de 1593. Desde pequeña ayudaba a su padre en el taller de pintura, mezclando los colores, limpiando los pinceles e incluso sirviéndole de modelo para sus obras. A los 12 años pierde a su madre, Prudenza Montone, haciéndose cargo de sus hermanos y de las labores domésticas.

Las escuelas o talleres de pinturas estaban vedados para las mujeres, por lo que la enseñanza de Artemisia estuvo a cargo de su padre, quien reconoció sus habilidades artísticas, además de ser la única de sus cuatro hijos que mostró interés y talento para la pintura.

A los 16 años pinta su primer cuadro "La Virgen", donde captura la intimidad de una madre con su hijo. Otros trabajos como "Susana y Los Viejos" y "Tañedora de Laúd", los realizó antes de cumplir los dieciocho años.

Debido a la profesión de su padre, Artemisia estuvo rodeada de pintores y, por ende, de sus influencias artísticas. Uno de estos pintores fue Agostino Tassi, a quien su padre le encargó la misión de enseñarle a Artemisia todo lo relacionado a la Perspectiva.

A los 17 años fue abusada sexualmente por Agostino Tassi, después de un período de acoso sexual por parte de este y de otros amigos pintores de su padre. Por la humillación y el temor a ser condenada, continúa la relación con Tassi, quien le promete casarse con ella. En la Roma del Siglo XVII una mujer soltera que no fuera virgen era considerada "mercancía dañada" y la única forma de reparar el daño era que el agresor se casara con la víctima. Artemisia soportó los requerimientos sexuales del pintor, donde la violencia fue la característica dominante. La promesa de matrimonio nunca se cumplió, debido a que él ya estaba casado; incluso Tassi, tenía antecedentes penales por el intento de homicidio de su esposa y de incesto por tener relaciones sexuales con su cuñada, lo cual en esos tiempos era considerado delito, hechos estos que eran desconocidos por Artemisia.

Un año después de conocer de la violación, Orazio Gentileschi inicia un proceso legal contra Tassi, la base del demandante fue el detrimento sufrido, lo cual le perjudica a título personal grave y considerablemente, solicitando al juez que se ocupara de esa afrenta tan cruel, para evitar la ruina ulterior de sus otros hijos. La frustración y el dolor por el trauma de la violación, que sintió Artemisia, pasaron a segundo plano, situación que afecto la relación con su padre.

Varios fueron los careos que se produjeron entre Artemisia y Tassi, quien con otros amigos pintores, atacaron la reputación de la artista declarándola promiscua. El proceso legal, que fue una pública humillación para ella, se prolongó por 7 meses; en ese período numerosos y contradictorios testigos rindieron sus testimonios, la víctima pasó a ser juzgada e incluso torturada. En el interrogatorio se le sometió al sibilli, método de tortura que consistía en amarrar los dedos con una cuerda, la cual se apretada a medida que se formulaban las preguntas, además se le sometió a vergonzosos exámenes ginecológicos, para constatar si el desfloramiento era de reciente data o si ella tenía una vida sexual activa. Tassi fue condenado a prisión, pero no cumplió la totalidad de su condena. Las transcripciones de este juicio se encuentran intactas a la fecha.

Durante el período del juicio, Artemisia inicia su serie de pinturas cuyo tema central era el personaje bíblico de Judit, la heroína que libera a su pueblo del enemigo persa. Judit degollando a Holofernes (1612, Museo di Capodimonte, Napoles), es una de las más dramáticas y brutales versiones de este pasaje bíblico. Este escenario esta basado en la famosa pintura del pintor Caravaggio, pero la versión de Artemisia va más allá del realismo y le imprime a la protagonista un poder extremo, quizás la fuerza y crudeza de esta pintura tuvo su génesis en la terrible experiencia sufrida, con lo cual reflejo su frustración y desprecio hacia los hombres que la humillaron y denigraron. Las otras versiones de Judit son: Judit y su Sirvienta, 1613 Palazzo Pitti; Judit degollando a Holofernes, 1620, Galería de Los Uffizi, Florencia; Judit y su sirvienta con la cabeza de Holofernes, 1625, Institute of Art, Detroit.

Una vez terminado el juicio, Orazio Gentileschi dispone que su hija se case con un pintor y mercader florentino de nombre Pietro Antonio di Vicenzo. La boda se realiza el 29 de noviembre de 1612 y la pareja se traslada a Florencia, donde Artemisia puede dedicarse completamente a la pintura, aprovechando la posición acomodada de su esposo, quien en los primeros años le brinda su apoyo. Es Pietro di Vicenzo, quien le enseña a leer y escribir, privilegio que le había sido negado por su condición de mujer. Con el acceso a la lectura, estudia y le imprime su propia interpretación a lo los personajes históricos y bíblicos que serían los temas centrales de sus obras.



Su primera hija, Prudenza, nace en 1614, años después se separa de Di Vicenzo, iniciándose un período de independencia, en el cual se gana la vida gracias a sus pinturas, como cualquier pintor debía exigir el precio justo por sus obras y, en muchas ocasiones, se veía obligada a realizar rebajas injustas debido a la necesidad de mantener a su hija.

Artemisia siguió rompiendo las reglas, en muchas de sus obras aparecen figuras de heroínas históricas y legendarias, todas profundamente marcadas con la violencia de la vida y de la historia, heroínas siempre centro de una violencia individual que se relacionan o e integran con datos biográficos de la artista, así tenemos Santa Catalina 1614-15; Minerva, 1615; María Magdalena, 1617-20; Ester y Asuero, 1622-23; Bethsabé, 1640, entre otras.

Debido a encargos que tenía su padre en Génova, este le solicita que lo acompañe y ayude en la elaboración de varias pinturas, además de pintar con su padre, realiza encargos propios y produce obras como Lucrecia (1621 Palazzo Cattaneo Adorno, Génova) y Cleopatra (1621, Amadeo Morandotti, Milán).

Génova, Venecia, Nápoles, Francia y Roma son algunos de los lugares donde Artemisia se estableció para atender encargos de sus clientes, entre los que podemos mencionar al Duque Cosme II de Médicis, Duque de Alacalá, el Rey Felipe IV de España, Virreyes de España, entre otros. Debido a la enfermedad de su padre, se trasladó a Inglaterra para ayudarlo en la comisión de los reyes Carlos I y Enriqueta María, que consistía en pintar los fresco que adornarían el techo del Queen´s House at Greenwich (actual Marlborouhg House de Londres). Orazio Gentileschi muere en Inglaterra el 07 de Febrero de 1639 y es Artemisa quien culmina Los frescos Alegoría de la Paz y de las Artes.



Hay registros que evidencian el nacimiento de otra hija (1624) de nombre Porzia, nacida fuera del matrimonio con un viejo amigo suyo, Pietro Rinaldi

De regreso en Nápoles culminó David y Bethsabe (1640, Museo de Arte de Ohio). Uno de sus últimos trabajos conocidos fue Lucrecia (1642-43, Museo di Capodimonte, Nápoles), una Lucrecia muy distinta a la de 1621.

Misia, como la llamaba su padre, muere en Nápoles en 1653, a pesar de su reputación, destreza e importancia, poco se ha escrito sobre ella. Con 34 pinturas de su autoría y otras que se cree fueron pintadas por ella, Artemisia Gentileschi, fue la primera mujer en pintar motivos o escenas religiosas, la primera mujer en ser admitida en la Academia de Arte de Florencia (1616), la primera mujer en ganarse la vida a través de la pintura, la primera y única mujer en adoptar el Caravagismo y, lo más importante, una de las grandes artistas del Barroco Italiano.

"Mis obras hablarán por mi" Artemisia Gentileschi


Imagen
Judith degollando a Holofernes

1612-21
óleo sobre lienzo
199 x 162.5 cm
Florencia, Galleria degli Uffizi
El tema de Judit y Holofernes era muy frecuente en la imaginería de la época. Simbolizaba en muchos casos la muerte de la tiranía a manos de los oprimidos. Lo que no era tan frecuente era un tratamiento tan crudo de la imagen, y mucho menos que fuera tratado por una mujer. Artemisia realizó abundantes cuadros protagonizados por mujeres, en los que la acción y la valentía son puestas de manifiesto como norma general. Es más probable pensar que la pintora está llevando a cabo un alegato a favor de su condición, además de una magnífica obra de arte. Los rasgos deltenebrismo más extremo tomado de Caravaggio están presentes con maestría: tres figuras dispuestas en un espacio angosto, opresivo, en mitad de la noche iluminada por candiles, lo que se presta a la exhibición del claroscuro. La heroína bíblica lleva a cabo su deber con tanta frialdad como para mantener su vestido apartado de los chorros de sangre, para evitar ser manchada. Le ayuda diligentemente su criada. Esta historia de una mujer que asesina por su pueblo al hombre a quien se ha visto obligada a seducir probablemente estuviera muy relacionada con su propia historia.
imagen
Maria Magdalena
1613-1620
Óleo sobre lienzo
(146.5 x 108 cm)
Pitti Galleria, Florencia
imagen
Susannah y los viejos.
1610
Óleo sobre lienzo.
(170 x 119 cm)
Collection Graf von Schoenborn, Pommersfelden
imagen
Judith y su sirvienta.
Óleo sobre lienzo.
(114 x 93.5 cm)
Pitti Gallería, Florencia
imagen
Santa Cecilia
1620
óleo sobre lienzo.
(108 x 78.5 cm)
Gallería Spada, Roma
imagen
Magdalena penitente.
1630/32
Óleo sobre lienzo
(65.7 x 50.8 cm)
Colección privada.
imagen
Autorretrato
1638/39
Óleo sobre lienzo
(98.6 x 75.2 cm)
Coleccion de la Reina Elizabeth II
Tamara de Lempicka (1898-1980)
Nace en 1898 en Varsovia y el apellido Lempicka lo toma de su primer marido Tadeusz Lempicki. Su infancia transcurre entre San Petersburgo, Karlsbad, Marienbad, Montecarlo e Italia donde visita los museos de Florencia, Roma y Venecia. Se integró en la rica sociedad de San Petersburgo y allí, en una fiesta de disfraces conoció al que luego sería su marido Tadeusz Lempicki. En aquella ciudad les sorprende la revolución bolchevique y él se involucra en la contrarrevolución por lo que tiene que huir a París. Aquí Tamara comienza a dedicarse a la pintura formándose al lado de Maurice Denis (artista próximo a los Nabis) y André Lothe (de formación cubista). Desarrolla un estilo enigmático y personal adscrito al Art Decó y en los años veinte se convierte en retratista de moda de la aristocracia, deslumbrando con la deliberada sensualidad de su arte.

En 1927 su marido parte para Polonia donde conocerá a otra mujer abandonando a Tamara y a su hija Kizette, pero ella continúa con éxito su carrera de pintora y frecuenta los salones de la alta sociedad. En 1933 se casa con el barón Kuffner y cinco años después se trasladan a Estados Unidos.

A finales de los años treinta comienza su lento declinar sufriendo crisis depresivas que motivan la intervención de un psiquiatra. Continúa pintando pero en 1943 se presentan los primeros síntomas de arteriosclerosis. A la muerte de su marido se establece en Cuernavaca (México) donde muere en 1980 y sus cenizas son esparcidas sobre el volcán Popocatepetl.

Hermosa y elegante, mundana y sofisticada, se convirtió en el fascinante símbolo de toda una época.
imagen
Adan y Eva. 1932 Colección Petit Palais (Ginebra)
imagen
Autorretrato. 1925
Oleo sobre madera

Colección privada
imagen
Chica con guantes. 1929
Oleo sobre madera.
Colección privada.
imagen
Durmiente.
111.8 x 90.2 cm
imagen
Las jóvenes. 1928
Oleo sobre madera.
Colección privada.
imagen
Retrato de Ira
Oleo sobre madera
Colección privada
imagen
Mujer con paloma.
Oleo sobre lienzo.